viernes, febrero 24

Analizan el futuro de la relación comercial México-EUA

El Paso, Texas, EUA, 24 de febrero, 2017 (AP). Líderes empresariales mexicanos y estadounidenses que asisten a una conferencia comercial en El Paso dijeron el jueves que sus sectores sobrevivirán a pesar de las amenazas del presidente Donald Trump de renegociar o rescindir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Los participantes de la Cumbre de Cadena de Suministros para Manufactura en México coincidieron en que el TLCAN, el acuerdo firmado hace 23 años entre Estados Unidos, México y Canadá, genera miles de millones de dólares anuales en comercio y se dijeron convencidos de que será renegociado, pero no rescindido.

El foro se llevó a cabo en una jornada en la que el secretario de Estado Rex Tillerson visitó México. Muchos consideran que las relaciones bilaterales se encuentran en su peor nivel en décadas.

Trump ha dicho que el TLCAN pone a los trabajadores estadounidenses en desventaja y ha amenazado con aplicarle impuestos a las importaciones que llegan de México. El Instituto Económico Peterson, un organismo apartidista, halló que el tratado derivó en una pérdida del 30% de los empleos de manufactura de autos en Estados Unidos entre 1994 y 2013, aunque la automatización de las fábricas también tuvo algo que ver en ello.

Sin embargo, algunos en la conferencia rechazaron la posibilidad de que el TLCAN esté condenado a desaparecer.

"¿Estamos en problemas? No lo creo. México tiene un equipo de negociadores de clase mundial. Los de Estados Unidos no son malos, pero México no es un pelele", dijo César Ochoa, abogado de EC Legal especializado en comercio e inversión extranjera.

Ochoa señaló que las industrias deberían prepararse para los cambios que vengan. Sin embargo, consideró que con frecuencia el TLCAN es incomprendido y ha sido benéfico para la economía estadounidense.

El Wilson Center, un centro de investigación con sede en Washington D.C., advierte que 4,9 millones de estadounidenses se quedarán sin trabajo si se suspende el comercio entre Estados Unidos y México.

Tan sólo El Paso exporta 21,100 millones de dólares a México cada año, lo que lo convierte en el mayor exportador estadounidense a su vecino del sur. Detroit es el segundo con 17.300 millones anuales, según el Wilson Center. Ciudad Juárez, limítrofe con El Paso, es uno de los centros industriales más grandes de México.

La elección de Trump a fines del año pasado produjo incertidumbre en torno al estado del comercio transfronterizo en las comunidades de El Paso-Juárez, las cuales son codependientes.

El tema de la conferencia este año es "Maquiladoras en la era de Trump". Más de la mitad de las aproximadamente 300 maquiladoras en Ciudad Juárez fabrican productos estadounidenses.

Les dan empleo a unas 280,000 personas y en ellas operan empresas como Honeywell International Inc., Lexmark International Inc. y General Electric Corp. Se encuentran en las afueras de la ciudad, y los trabajadores son transportados a ellas en autobuses, se les da el desayuno y la comida y se les pagan entre 6 y 8 dólares al día por ensamblar infinidad de artículos, desde tubos de plástico hasta tarjetas de circuitos y partes para automóviles.

Sergio Ornelas, editor del grupo Mexico Now que organizó el evento, dijo que Trump y otros tienen la idea errónea de que el país latinoamericano es el mayor beneficiario del acuerdo comercial.

"México ha invertido casi dos veces y media más, dada la economía que tiene, en Estados Unidos, que viceversa", afirmó.

Aun así, dijo que hay partes del TLCAN que podrían ser renegociadas, tales como abrir el sector televisivo y los medios de comunicación a las empresas estadounidenses, y facilitar formas más sencillas de comerciar.

"Una nueva crisis es una oportunidad para reestructurar, tener mejores instituciones", señaló.

Ornelas indicó que los 1,000 líderes y gerentes de maquiladoras reunidos en el evento deberían conservar la confianza sobre el futuro de sus operaciones.

"Estar tranquilos. Tener paciencia. Vender e informar acerca de los beneficios del TLCAN. Sólo escuchamos lo negativo, sólo escuchamos hablar a los tipos malos", agregó.