viernes, marzo 17

G-20: ministros de Hacienda buscan evitar una “guerra comercial”

El logotipo de esta reunión de ministros de Finanzas del G-20 en Baden-Baden es sólo un nudo. ¿Tan complicada pinta la situación del grupo de 19 países industrializados y emergentes, más la UE, tras la llegada de Trump a la Casa Blanca?

Trump ha abandonado los principios básicos aplicados, hasta ahora, a la economía mundial. Él no quiere acuerdos de libre comercio entre uniones de países. Y amenaza con impuestos de importación, para reducir el déficit comercial de Estados Unidos. ¿Cómo deben reaccionar los demás países? Esta es la pregunta que se cierne sobre la reunión en Baden-Baden.

Estados Unidos primero ¿y los demás qué?

El nuevo secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin ha impedido que en la declaración escrita del G-20 se rechace la política del aislamiento y el proteccionismo. Según él, "Washington no está en contra del libre comercio, sino que busca un comercio justo". O sea: Estados Unidos primero. "Aquí se trata de darle la bienvenida a Steven Mnuchin, acotó el Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), Ángel Gurría, a la prensa.

En Washington, por su parte, la canciller alemana Angela Merkel, abogó por retomar las negociaciones sobre el TTIP entre EE. UU. y la UE. Una petición que se quedó sin respuesta de Trump durante la conferencia de prensa conjunta.

Pero después del primer día del encuentro de ministros de Finanzas también hay noticias positivas, según un diplomático del G-20. "Todos los 20 reafirmaron la necesidad de la cooperación internacional". Los grandes proyectos de los países industrializados y emergentes, que representan el 80 por ciento de la producción económica mundial, deben continuar, también con Estados Unidos.

Señales de cooperación

Después de las conversaciones iniciales con la delegación estadounidense, parece claro que se continuará con la regulación del sector bancario, con la que se logró enfrentar la crisis financiera de 2008. Esto incluye la llamada Iniciativa "BEPS" contra la evasión de impuestos y el fraude de compañías multinacionales.

El intercambio automático de información fiscal se empezará a implementar en septiembre de 2018, como ya estaba acordado. La lucha común contra la financiación del terrorismo se acordó en la cumbre del G-20 en Antalya, Turquía, hace dos años, y esta va a continuar. También al Gobierno de Trump le interesa.

Aún no está claro empero, si el G-20 acordará, por unanimidad, la financiación de la lucha contra el cambio climático. El alemán Wolfgang Schäuble, ministro federal de Hacienda, advirtió desde un principio que las reformas deben seguir, recordando que "en Baden Baden no cuentan las palabras, sino los hechos". DW.COM | 17.03.2017