miércoles, marzo 1

Wall Street, encantado con el discurso de Trump

Nueva York, 1 mar (EFE).- Wall Street se mostró hoy encantado con el primer discurso sobre el estado de la nación del presidente estadounidense, Donald Trump, y subió como la espuma hasta sobrepasar el Dow Jones los 21.000 puntos por primera vez en la historia.

Este nuevo récord del principal indicador del parqué neoyorquino, que se disparó hoy 303,31 unidades y acabó en 21.115,55 enteros, supone un avance de 1.000 puntos en tan sólo 24 días de bolsa, ya que el Dow Jones alcanzó los ansiados 20.000 el pasado 25 de enero.

Tal hazaña, 1.000 puntos en 24 días, solo se ha logrado una vez más en los más de 100 años de historia del índice, y sucedió en mayo de 1999, en el paso de los 10.000 a los 11.000.

Los otros dos indicadores de Wall Street también lograron nuevos máximos, con el selectivo S&P 500 subiendo 1,37 % hasta 2.395,96 enteros, mientras que el índice compuesto del mercado Nasdaq progresó 1,35 % hasta 5.904,03 unidades.

La espectacular jornada vivida en el parqué neoyorquino se produce solo horas después del primer discurso sobre el estado de la nación de Trump, en el que nuevamente el mandatario no ofreció grandes detalles sobre sus planes para impulsar la economía de EE.UU.

Sin embargo, los inversores reaccionaron de forma positiva al tono optimista adoptado por el inquilino de la Casa Blanca, el cual los analistas consideraron más presidencial y formal, alejado de las constantes polémicas que suelen protagonizar sus intervenciones.

A consecuencia, casi todos los sectores terminaron al alza, como el de materias primas (2,27 %), el financiero (1,82 %), el industrial (1,60 %), el energético (1,39 %) o el tecnológico (1,31 %), mientras solo bajó el de empresas de servicios públicos (-0,47 %).

El meteórico ascenso del Dow Jones ha venido ayudado también del fuerte aumento del valor de las acciones de Apple, que han aumentado 15 % desde el pasado 25 de enero, cuando el indicador superó los 20.000 puntos.

Algunos expertos, por otra parte, prefieren tener los pies en la tierra, y siguen preocupados por el pronunciado avance de Wall Street, que creen que está creciendo demasiado a un ritmo excesivamente veloz, con precios por encima de su valor real.

Hoy, sin embargo, sus advertencias han pasado completamente desapercibidas en el parqué neoyorquino. EFE