jueves, junio 8

El BCE da un pasito en el camino a la normalización de su política monetaria

Tallin, 8 jun (EFE). - El Banco Central Europeo (BCE) dio hoy un pasito en el camino a la normalización de su política monetaria al declarar que no prevé bajar más los tipos de interés para la zona del euro, aunque mantiene los estímulos monetarios, como esperaban los mercados y analistas económicos.

El consejo de gobierno del BCE ha mantenido en Tallin su tasa de interés rectora en el mínimo histórico del 0 % y no la va a bajar más porque dijo que espera que "se mantenga en este nivel por un periodo de tiempo prolongado que superará con creces el horizonte de las compras de deuda".

El máximo órgano ejecutivo del BCE se reunió en el Eesti Pank, el banco central de Estonia, porque tradicionalmente celebra una vez al año su reunión de política monetaria fuera de su sede central en Fráncfort.

También mantuvo la tasa de interés que cobra a los depósitos de los bancos a un día en el -0,40 %, y de ahí no bajará más.

Antes el BCE decía en su comunicado que esperaba que los tipos de interés se mantuvieran en niveles actuales o inferiores, pero ahora ha quitado la palabra "inferiores" del texto, por lo que manda el mensaje a los mercados de que no recortará más el precio del dinero.

El BCE ha tomado esta decisión porque es más optimista respecto al crecimiento económico de la zona del euro.

Este optimismo también se refleja en el lenguaje de su comunicado, que ahora es estudiado con gran atención por los mercados y los analistas económicos.

Hasta tal punto, que los cambios verbales en ese comunicado dan lugar a interpretaciones sobre cuál será el futuro de la política monetaria en la zona del euro.

El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que los riesgos para el crecimiento económico están "ampliamente equilibrados", lo que refleja que la entidad es más optimista, porque antes observaba riesgos a la baja, pero nada ha cambiado respecto a la inflación en términos sustanciales.

El BCE sigue dispuesto a aumentar el tamaño o duración del programa de compras de deuda si las condiciones empeoran.

Y Draghi dijo que el consejo de gobierno no habló del momento de comenzar a reducir los estímulos monetarios.

Este optimismo se refleja en la pequeña revisión al alza de los pronósticos de crecimiento que ha hecho el personal del BCE.

El BCE prevé ahora un crecimiento de la zona del euro mayor del 1,9 % este año (1,8 % en las proyecciones de marzo), con una inflación menor del 1,5 % (1,7 % en marzo), dijo Draghi en una rueda de prensa.

Los expertos del BCE pronostican para 2018 un crecimiento del 1,8 % (1,7 %) con una inflación del 1,3 % (1,6 %), y para 2019 calculan un crecimiento del 1,7 % (1,6 %) y una inflación del 1,6 % (1,7 %).

Pese a un crecimiento económico mayor, el BCE ha revisado a la baja sus pronósticos de inflación, que todavía están bastante lejos de su objetivo del 2 %, porque suponen unos precios del petróleo más bajos.

En concreto, un 8,6 % más bajos en 2017, un 9,1 % en 2018 y un 7,9 % en 2019.

Asimismo, los expertos del BCE asumen una apreciación del euro y unos intereses a largo plazo más bajos.

"La expansión económica no se ha traducido todavía en unas dinámicas de inflación más fuerte", dijo el presidente del BCE.

Hizo hincapié en que la inflación subyacente, que descuenta los elementos más volátiles, como la energía y los alimentos frescos, sigue siendo contenida.

Y por ello Draghi consideró que todavía se necesita una política monetaria muy expansiva para que suba la inflación subyacente a medio plazo.

Draghi recordó que la tasa de inflación bajó en mayo en la zona del euro hasta el 1,4 %, desde el 1,9 % de abril y frente al 1,5 % en marzo.

Añadió que "la reciente volatilidad en las tasas de inflación se debió principalmente a los precios de la energía y a aumentos temporales en los precios de los servicios en el periodo de Pascua".

El BCE prevé que la inflación general se mantenga en los niveles actuales los próximos meses pero que la inflación subyacente seguirá baja, y quiere que muestre señales convincentes de una subida.

Otro de los factores que contienen la inflación es que los salarios han subido poco, porque muchos de los empleos creados son de baja calidad, temporales y a jornada parcial, lo que ralentiza las subidas salariales, según Draghi.

Dijo que la zona del euro ha creado cinco millones de empleos en tres años y medio, por lo que la creación de empleos es mayor que en EEUU. EFE